Viajes

Un país así, no nace, se construye.

Acabo nuestro primer día en Asunción en la plaza del Panteón de los Héroes, escuchando las cigarras  bajo el pico del Guaraní Esplendor de Niemeyer. Me gusta este final, un grupo de adolescentes juegan en la calle al fútbol con sus hijos de apenas pocos años, que ya descubren en sus primeros pasos el asfalto que será su vida, la vida de la calle. Suenan las cigarras, la temperatura es la del paraíso, estoy en el centro de Asunción, Paraguay y me siento pleno solo por conocer algo que ignoraba. Life is so good.

De Paraguay me sorprende, lo verde que es, lleno de vegetación y agua a doquier. Más me llama la atención aún, el poco asfalto que hay. Las calles están empedradas para permitir que el agua se filtre en las lluvias torrenciales me explica un funcionario español, compañero de avión y cicerone de improvisto.

El aeropuerto pequeño y utilitario, un avión cada rato. O rato y medio. Nos lleva nuestro guía con su conyugue nacional, hay varios españoles que como él, llegan cargados de amor y otras viandas.

Alegre y tranquila, nada que ver con el molesto Río, me recuerda a una Bogotá en chica, en pobre.  Curiosidades de la vida acabo yo guiando, entre calles pobladas por dos especies: los que viven en los carros y los que viven de los carros. Miles de personas, muy jóvenes o muy castigados, viven en las calles ofreciendo de todo a los automovilistas. Cada hora tiene su mercancía. Mientras tanto miles de automovilistas, viven escondidos de la calle que tiene de todo…locura de mundo este.

Primera impresión, esto se cae, ¿cómo puede ser que un país con tan poca densidad y tan fértil como este, sea de los más pobres del mundo? ¿ Cómo puede ser que tengan una de las presas más grandes de América y su electricidad sea de las más caras? La guía turística da la clave: Paraguay es el país más corrupto del mundo después de Camerún. Un país y un pueblo solo vive así, se alguien le somete.

Estiramos las piernas para ir conociendo a Asunción, y como Fran las tiene largas y yo inquietas, acabamos en las orillas del Paraguay. Paseo que nos valió para tomarnos dos zumos de durazno, uno riquísimo y el otro malo, probar la sopa paraguaya, nada especial,  la sopa Iguazú, rico maíz, y comer carne a caballo con huevo frito y cebolla, bien rico. Pero sobre todo, para ver la verdad.

Detrás de parlamento, del palacio de gobierno aflora la verdad. La verdad en forma de barriada pobre, inmunda e indignante que pueblan paraguayos que serán expulsados de allí cuando acaben las obras del parque del bicentenario.  Paraguayos travestidos y adolescentes, vendedores ambulantes, cojos multiusos, mano de obra joven y barata, alcohólicos, madres, hijos, y otros desheredados … todos ellos legítimos paraguayos que viven de las sobras y sombras del gobierno que atenaza a muchos para que pocos sigan dónde y cómo están.

Dos homenajes, uno a la persona que nos cruzamos al llegar al barrio. Acompañado de dos perros, desfigurada de cara, disminuido de piernas, atormentada de gesto, escarmentado de vida…chico joven- dije yo, mujer mayor -dijo Fran. No supimos qué era, pero si quién.  Testigo mudo e impotente de la injusticia de la inmensa mayoría de este país. Dos, dos niñas, eran. Con seguridad viven en la barriada que os describía antes, dejan de pintar y  nos miran extrañadas, no somos comunes en estas latitudes. Veo su cuaderno y aprieto los dientes al ver como colorean el palacio presidencial y la bandera nacional…dos niñas que nacieron ya con pocas cartas y cuyo objeto de dibujo las saqueará lo poco que tienen que jugar…

Luego nos fuimos a los shopping y locales de moda, y a ser  unos más de los idiotas gordos e insanos que pueblan estos lugares…eso ha sido nuestro primer día y así se lo he contado. Buenas noches. Y a pesar de todo…me siento feliz de observar y sobre todo de ver, de conocer y saber, de vivir y crecer…

EL HALO QUE VENDE ASUNCIÓN,
NI ES BLANCO, NI ES TINTO, PERO TIENE COLOR.

ES COLORADO, EL COLOR DE LA OLIGARQUÍA QUE VIVE GRACIAS A LA IGNORANCIA Y AL HAMBRE AL QUE SOMETE A SU PUEBLO.

About the author

Gonzalo Silió Sáiz

Gonzalo Silió Sáiz

Leave a Comment

1 Comment

A breakdown of the Houston Texans 2017 draft class and its progress after two weeks of training camp:

Deshaun Watson, QB, first round (No. 12 overall): Watson has impressed the Texans’ coaching staff since he stepped into the building in Houston, and that continued in the Texans' preseason opener, where he went 15-of-25 for 179 yards passing and had a 15-yard rushing touchdown. Head coach Bill O’Brien said Watson was right about the offensive scheme about half the time -- “to be expected with a rookie" -- but he also liked Watson’s “poise and demeanor and the way that he sees the game.” Tom Savage is still the Texans’ starting quarterback and will likely start Week 1, but Watson is pushing him during training camp for that starting job.Zach Cunningham, ILB, second round (No. 57): Cunningham won’t be a starter right away for the Texans, but O’Brien said he was happy with what he did in his NFL debut on Wednesday against the Carolina Panthers. The rookie had a team-high seven tackles in the game, a few which came right on the spot after a completed pass. DeAndre Hopkins JerseysThe Texans don’t have a lot of depth at linebacker, Jadeveon Clowney Jerseysand Cunningham could be the eventual replacement for veteran Brian Cushing.

D'Onta Foreman, RB, third round (No. 89): The Texans have a lot of competition of running back, J.J. Watt Jerseysbut Foreman could come out of training camp as Lamar Miller's backup. O’Brien said he hopes to manage Miller’s carries this season, Lamar Miller Jerseysso Foreman should see quite a bit of playing time. The rookie had a few good carries in Houston’s preseason opener, including a 41-yard run, and O’Brien said he liked what Foreman did on special teams as well.

Julien Davenport, OT, fourth round (No. 130): The Texans had a need at right tackle entering the draft but waited until the fourth round to address it. Houston drafted Davenport of Bucknell knowing he needed time to develop into an NFL tackle. Brian Cushing JerseysThe Texans like his athleticism and hope eventually he will be able to see time at tackle.