Viajes

Pipa.

La meta:pasarlo Pipa

El destino: El mismo, Pipa

Los sujetos: un brasileiro enamorado del caguendios, despidiéndose de su tierra para irse a Alemania a reunirse con su walkiria y uno de Bárcena encantado de la ruta.

El medio: Un VW Fuska del 1983, recién puesto a punto con rugido de león, movilidad de libélula y suspensión alegre.

El método: premeditado, no decir no a nada.

La morada: la casa de playa de la enamorado de  de un cubano buceador

Salimos tarde y con prisas, tantas que me olvide la cámara. Y ya nunca más recordé donde la deje. El fuskinha rugía y la ruta se impacientaba. Nos sorprendió a los dos la agilidad y la potencia de sus justas y precisas cuatro marchas. Llegamos pronto a  Pipa, me adapte rápido al tráfico. Cambié el uso del intermitente por el de la bocina y permanecí atento a los coches que venían por mi carril en varios sentidos.

La primera vista de la costa de Pipa recuerda a Liencres, se da un aire. El pueblo a Ibiza, o mejor dicho Formentera que lo conozco mejor. El pueblo tiene una calle principal asfaltada que es un hormiguero, algunas más empedradas y el resto de arena. Una oportunidad para la tracción trasera de nuestro Fuska.

La primera impresión negativa, normal en alguien escéptico y receloso de todo aquello que se relacione a turismo. Lo de siempre, tiendas de camisetas, todo tipo de artesanías brasileñas made in china, buggies, paseos en barco o catamarán, tiendas “polares” de lujo acondicionadas a extremos insospechados. ¿Quién quiere comprar relojes suizos o joyas en chanclas y bañador en una tienda a doce grados cuando fuera más de 28? Hay gente para todo.

Moda europea, y comida de todo el mundo. Sí, claro bebida mucha, en grandes cantidades y como no, también otros tipos de estupefacientes. En dos restaurantes pasas de Méjico a China y en dos copas al paraíso terrenal. ¿Los precios?, globalizados. Es el precio del progreso.

 Flora, mato brasileiro que llega hasta el mar allí donde no han construido. Por cierto, está más o menos controlado. La playa está enmarcada o por acantilados de mato brasileiro o por unas dunas enormes. Hicimos un descenso por una de ellas entre las palmeras y la floresta emulando a un juvenil De la Cuadra Salcedo. Pena de bigote.

La fauna. Variada y muy entretenida. De lo más inteligente los delfines que nos dejaron nadar cerca suyo. A unos cincos metros. Disfrutamos como niños, al verlos saltar y es una gozada oír cómo… no se que hacen los delfines… ¿Hablan? Justo cuando llegaban las hordas, nosotros recogíamos aparejos para ir tomar el café de la mañana. Esa es la desventaja del turismo que casi nunca madruga.

Más animales, yankees, nórdicos, teutones, holandeses, guiris, en busca de playa, y otras fuentes de calor. Puedo realizar diferentes categorías:

a)      Blancos y grandes, llenos de músculos y tatuajes, que disfrutan con ansia de todo lo que ven y se comen el mundo. Son hipermegafelices y lo demuestran conduciendo buggies, bailando y compadreando con lugareños variopintos y sacacuartos. Casi todo ello lo hacen con la torpeza de quien está fuera de contexto. Predominio holandés en este tipo. Consumidores de paquetes turísticos varios. Los yankees suelen ir acompañados de mozas del lugar con cara de conocer exactamente el valor del cambio bursátil.

b)      Correctos, esos nórdicos que lo hacen todo con discreción y medida corrección. Que parecen disfrutar con dosificada medida de todo y que siempre son gentiles y como no, hablan la lengua donde se encuentran como dios manda y suelen conocer algunas más.  Suecos, algún alemán, y también algún brasileño aventajado.

c)       Realizados, foráneos en busca de la gallina de los huevos de oro, o simplemente del oro. Que montaron algún tipo de negocio desde alquiler de algún medio transporte cuanto más extraño mejor a boutiques o chiringos para compatriotas. Les da igual trabajar aquí, que en Ibiza o Sant- Tropez, el mamoneo es el mismo y el trueque también dinero por gotas de elíxir de eterna juventud.

En un lugar de estos, conocimos a un argentino postmodernista que había dedicado tanto tiempo a su imagen que empezaba a difuminarse. Era difícil establecer una relación sobre su persona. Vestía, poco y ajustado; como Locomia, de blanco iluminado, no andaba, levitaba, moreno cancerígeno de varias temporadas, de edad incierta, al igual que el sexo, pero más avanzada de lo que él podía sugerir. Eso sí, un espíritu joven y con rotundidad alineado con su karma, espíritu, chacra, aurea, alma o como cojones quiera llamarlo en función del curso al que este apuntado. Presumió de varias lenguas, ninguna distante del español, y le frenamos cuando nos quiso convencer de su prolífica vida académica. Prolífico con seguridad. Era un espectáculo ver a este hiperpersonaje interactuar con la decoración ibizenca-zenc blanco iluminado y otros seres semejantes, entre los que como no, había varios representantes de la vanguardia patria. Del ritmo de la noche, del se vegetariano y drogas varias, del la vida es para vivirla, sobre todo de noche, de sabidurías ancestrales mezcladas con ritmos de última onda, cobradas y pagadas a precio dólar o mejor ahora euro. Más calaña de clase media-alta aposentada, emprendedora y con buenas relaciones públicas y mejor rollito.

Viendo el panorama, me quede un poco frio, pero con alguna ayuda externa rápidamente calenté y me lo pase Pipa. El baño con los delfines espectacular, la conducción del Fuska por el pueblo era como pasear con los Kennedy en el asiento de atrás. Acabamos siendo una atracción, diana de objetivos y admiración múltiple. Reserve para la intimidad, una vez que le cogí el truco, la tracción trasera del Fuska. Dos holandesas fueron testigos implicadas de la famosa habilidad Barceniense en conducción extrema, siguiendo la estela de maestros pilotos como Currín, Morgan, Tuti, Juanjo Collado o el eterno juvenil Luismi. O jóvenes promesas como Rucho, Ico sin carnet, o el nieto chico de Lalo.

¿Y la noche? La primera se nos escapó, llegamos cansados y caímos redondos. Pero, la segunda la cogimos con ración doble de motivación y no nos defraudo. Copamos todos los campos de cuadro nocturno-festivo. Bueno evitamos la violencia, que pudo haber sido merecida.

Perdón, se me olvido otro tipo de europeo típico, el que más me hierve. El neo-hippye. Vestido con desaliño, peinado poco original ya, barbas, pendientes, pulseras y retales exóticos, cargados con grandes mochilas va y viene simulando ser un viajero. Pues, duermen en posadas, que son más caras que algunos hoteles. Y como te descuides un poco te salvan el mundo o te dan la receta de la felicidad eterna en dos tragos.  Fingen estar en profunda transición, en viaje a alguna parte, y se dedican a drogarse y contar milongas. Y no suelen hacer bien, ni una cosa, ni la otra. Al final, se vuelven como vinieron, sin haber estado en ningún lugar y pensando que están de vuelta.

La noche en Brasil suele ser impredecible, por eso es única. Unos acabaron durmiendo en el Fuska, esperando alguna presa desorientada o madrugadora y otros de invitados en una terraza espectacular sirviendo el desayuno a unos niños que se acababan de levantar…

¿Las discotecas? Como todas, pero con las cosas más claras. Llama la atención algunos lugareños queriendo parecer turistas y casi todos los turistas queriendo parecer lugareños. Así es este mundo, del revés.

Nos fuimos con pena, empezábamos a reinar y nos trataron de cine, estamos en deuda con el cubano y su mujer. Solo me conocieron de una charla y me ofrecieron todo. La gente suele ser buena, ¿no, Russou?

Brazil ist sensationel

 

 

 

About the author

Gonzalo Silió Sáiz

Gonzalo Silió Sáiz

Leave a Comment

3 Comments

  • Bueno que te gustou la plaja de Pipa e que UFO más una vez hoy un bueno coche.

    Epero que tengas bons tempios donde te quedares.

    Um abração!

  • Yo creo q tendrias q guardar estos relatos muy bien y juntarlos para formar un libro….
    Ahora espero que me cuentes como te va por America norte

A breakdown of the Houston Texans 2017 draft class and its progress after two weeks of training camp:

Deshaun Watson, QB, first round (No. 12 overall): Watson has impressed the Texans’ coaching staff since he stepped into the building in Houston, and that continued in the Texans' preseason opener, where he went 15-of-25 for 179 yards passing and had a 15-yard rushing touchdown. Head coach Bill O’Brien said Watson was right about the offensive scheme about half the time -- “to be expected with a rookie" -- but he also liked Watson’s “poise and demeanor and the way that he sees the game.” Tom Savage is still the Texans’ starting quarterback and will likely start Week 1, but Watson is pushing him during training camp for that starting job.Zach Cunningham, ILB, second round (No. 57): Cunningham won’t be a starter right away for the Texans, but O’Brien said he was happy with what he did in his NFL debut on Wednesday against the Carolina Panthers. The rookie had a team-high seven tackles in the game, a few which came right on the spot after a completed pass. DeAndre Hopkins JerseysThe Texans don’t have a lot of depth at linebacker, Jadeveon Clowney Jerseysand Cunningham could be the eventual replacement for veteran Brian Cushing.

D'Onta Foreman, RB, third round (No. 89): The Texans have a lot of competition of running back, J.J. Watt Jerseysbut Foreman could come out of training camp as Lamar Miller's backup. O’Brien said he hopes to manage Miller’s carries this season, Lamar Miller Jerseysso Foreman should see quite a bit of playing time. The rookie had a few good carries in Houston’s preseason opener, including a 41-yard run, and O’Brien said he liked what Foreman did on special teams as well.

Julien Davenport, OT, fourth round (No. 130): The Texans had a need at right tackle entering the draft but waited until the fourth round to address it. Houston drafted Davenport of Bucknell knowing he needed time to develop into an NFL tackle. Brian Cushing JerseysThe Texans like his athleticism and hope eventually he will be able to see time at tackle.