Educación Ética

Lágrimas de niños y fútbol en un tweet.

No me gusta Twitter. No consigo cogerle el pulso. Unas veces me parece muy superficial y otras cuando le sigo la pista, me avasalla. Siempre que he visto a alguien resumir algo en 144 caracteres me ha parecido pobre o superficial y muy a menudo, incorrecto. Pero, el otro día leí un tweet que lleva días en mi cabeza. Lo lanzó una chica que dice que escribe en un periódico. Decía que le conmovía la belleza de las lágrimas de esos niños y niñas que lloran en los estadios cuando sus equipos pierden.

He llorado por varios equipos, algunos que animé, otros que entrené y no consigo recordar si en alguno de los pocos que jugué. He visto a niños y niñas llorar por motivos de lo más variado en varias partes del mundo. También, he visto llorar en algún país a niños y niñas por motivos que desearías que nunca tuviese que padecer ninguna persona, y menos un niño o niña. Afortunadamente, no he visto nunca a nadie llorar por hambre o sed. Pero sé que hay muchos niños y niñas que lo hacen y algunos, más cada día por desgracia, más cerca de lo que me creo. 

Lo que si he visto, en todos los países donde he vivido y viajado, es a niños y niñas sonreír  en circunstancias donde su sonrisa es lo único que no era trágico. Y eso, si que es bello. Esa capacidad de los niños de sonreír ante la justicia, adversidad o maldad, conmueve de verdad. Y mí me ha dado esperanzas allí donde creía que no podía haber ninguna. La niña que pedía en Buenos Aires, el niño que abría la valla en Paraíba, los que saludaban al autobús en Paraguay o vendían de madrugado de todo en Perú, la que abraza a su conejo muerto…él que sonreía el sábado en el ayuntamiento mientras su abuelo pedía…esas sonrisas si conmueven y tienen muy poco que ver con un partido de fútbol, aunque sea de un rimbombante torneo mundial.

¿Cuándo enseñaremos a nuestros niños y niñas a querer a su familia, su profesión, su arte, su comunidad, hábitat, país y planeta como les obligamos a querer a un simple equipo de fútbol? ¿Cuántas lágrimas de niños y niñas desperdiciamos? ¿Cuántas sonrisas no celebramos, ni fomentamos? Con ojos de niño, decía Fratto, hay que mirar el mundo. Yo cuánto más le miro, menos belleza veo en un niño que llora por un equipo de un mundial. Y menos entiendo twitter.

P.D. Para equipo grande y bello este: http://vimeo.com/25397042

 

About the author

Gonzalo Silió Sáiz

Gonzalo Silió Sáiz

Leave a Comment

A breakdown of the Houston Texans 2017 draft class and its progress after two weeks of training camp:

Deshaun Watson, QB, first round (No. 12 overall): Watson has impressed the Texans’ coaching staff since he stepped into the building in Houston, and that continued in the Texans' preseason opener, where he went 15-of-25 for 179 yards passing and had a 15-yard rushing touchdown. Head coach Bill O’Brien said Watson was right about the offensive scheme about half the time -- “to be expected with a rookie" -- but he also liked Watson’s “poise and demeanor and the way that he sees the game.” Tom Savage is still the Texans’ starting quarterback and will likely start Week 1, but Watson is pushing him during training camp for that starting job.Zach Cunningham, ILB, second round (No. 57): Cunningham won’t be a starter right away for the Texans, but O’Brien said he was happy with what he did in his NFL debut on Wednesday against the Carolina Panthers. The rookie had a team-high seven tackles in the game, a few which came right on the spot after a completed pass. DeAndre Hopkins JerseysThe Texans don’t have a lot of depth at linebacker, Jadeveon Clowney Jerseysand Cunningham could be the eventual replacement for veteran Brian Cushing.

D'Onta Foreman, RB, third round (No. 89): The Texans have a lot of competition of running back, J.J. Watt Jerseysbut Foreman could come out of training camp as Lamar Miller's backup. O’Brien said he hopes to manage Miller’s carries this season, Lamar Miller Jerseysso Foreman should see quite a bit of playing time. The rookie had a few good carries in Houston’s preseason opener, including a 41-yard run, and O’Brien said he liked what Foreman did on special teams as well.

Julien Davenport, OT, fourth round (No. 130): The Texans had a need at right tackle entering the draft but waited until the fourth round to address it. Houston drafted Davenport of Bucknell knowing he needed time to develop into an NFL tackle. Brian Cushing JerseysThe Texans like his athleticism and hope eventually he will be able to see time at tackle.