Ética Igualdad de género

Un secreto a voces, mujeres que filman.

an-open-secret

Se valiente, cuéntalo, la vida va ir mejor. Así empieza el documental titulado Un secreto a voces de Amy Berg, que Hollywood quiso impedir que publicase.

¿Por qué? Pues porque en él denuncia el abuso y la explotación sexual al que son expuestos y sujetos miles de niños y niñas en la industria del cine. El trabajo es tan bueno que consiguen desenmascarar en el propio documental a uno de estos abusadores.

Es duro, claro y sencillo. Adultos, hombres siempre, se aprovechan de la ilusión de niños y niñas y de sus familias para convertirles en esclavos sexuales,  sometidos a sus abusos o para cederlos a otros abusadores.

Las víctimas caen en las zarpas de estos criminales de diferentes maneras. Los abusadores siempre actúan de una misma forma. Ganan la confianza de los niños, niñas y sus familias. Así de forma indirecta, les empiezan a forzar a tener cualquier tipo de abuso sexual. Luego les convencen de que aceptar el abuso es lo normal, ya que es el camino al éxito. Durante años, niños y niñas, de once años o menos incluso, callan y ocultan a todo el mundo lo que ocurre. Mientras, el abusador aumenta al cariz de los abusos.  Así hasta que algunos, los menos, se atreven a denunciarlo; otros consiguen pruebas del abuso y consiguen condenarles; los más  nunca dicen nada, más callas aún si has tenido éxito; otros se alejan para siempre de ese mundo, y otros por desgracia, abandonan para siempre este mundo nuestro.

https://www.youtube.com/watch?v=_qg32FUYZDI

No es que me sorprenda el tema, es más constata, lo que siempre he pensado: los niños y niñas en ambientes y roles de adultos siempre son carne de cañón de adultos despiadados: cantantes, actores, deportistas, modelos… más aún si son niñas, como comentan en el documental.

Lo que si me horripila es el comprobar como se normalizan estos comportamientos, como sin ningún tipo de remordimiento, miles de personas callan y miran para otro lado, siempre que el sistema siga generando dinero. Me indigna ver que quienes denuncian o las propias víctimas se convierten en parias de la industria del cine y en cambio, los abusadores son encubierto y readmitidos tras leves penas.

Callar, mirar para otro lado, significa normalizar estos abusos, en definitiva estar de parte de los abusadores. Pero, hay valientes, que lo cuentan y esperan una vida mejor, para ellos y para miles como ellos que comparten sus sueños, estos son los héroes a los que Amy Berg ha dado voz.

Imagino que al ser padre, afloran nuevos miedos, también sé que al ser padre tienes más responsabilidades y más causas por las que luchar. Dar las gracias a Amy, y a todos quienes buscaron la justicia, me hace dormir más y mejor. Si Martín, nos deja claro. Y sobre todo, me ayuda a distanciarme de esos como la señora que le echa encara a una víctima que con sus declaraciones está haciendo mucho daño a la industria ( Hollywood). Industria que no le importa romper los sueños de los niños y niñas que creen ella. Ojalá solo les rompieran los sueños.

El problema es tal que, una fundación se encarga de recoger fondos para ayudar a estos  niñ@s  rot@s: http://www.couragetoactfoundation.org/ y algunas familias se han organizado para crear leyes que protejan a sus hijos e hijas y castiguen a los pederastas: http://www.bizparentz.org/. No callan, y no les importa enfrentarse a quienes generan millones de dólares, no es fácil, pero solo así se consigue un mundo mejor.

No creo que sea casual que este documental le dirija una mujer, como tampoco es casual que quienes más abusen sean hombres. Nuestra sociedad machista, no protege a nuestros hijos, necesitamos más mujeres como Amy. Gracias.

 

 

Web oficial: http://anopensecretfilm.com/trailer/

 

About the author

Gonzalo Silió Sáiz

Gonzalo Silió Sáiz

Leave a Comment