Un poco de aquí, mucho de allí y hasta el más allá…

Todos diferentes pero todos juntos pensaba. Y resulta que no, que somos los mismos pero muy distantes. Dice Tonucci que el nivel de desarrollo de una sociedad se podría evaluar por cómo son sus escuelas infantiles.

Le creo, pero también se puede ver por el cuidado de sus baños públicos. Asépticos, correctos, completos y acogedores en Alemania. En cualquier sitio te sientes en casa. Debe ser porque todos se sientan, y ahora me explico porque nunca usan chanclas en las duchas. En Brasil, van descalzos por la calle pero, se ponen las chanclas en la ducha. Aquí se tienen varias chanclas para diversas cosas, siempre específicos. Eso sí como en Roca, en ningún lado. Aunque en Brasil están acolchadas, y son muy confortables. Pero solo en casa. Lo público es escaso y descuidado. Ratio desmesurada y despreocupación es una combinación explosiva. Te puedes encontrar un sapo enorme y muchos ranas con ganas de marcha. Aquí todo bien organizado y pensado, pero no muy cuidado. Dispersión de valores.

Vamos a descontar mentiras. En Alemania, las mujeres se depilan, y en Brasil menos. Aquí como en la tele, todo estándar. Hay todos los tipos para elegir. En Brasil, nunca se dice que no, pero eso no quiere decir que digan que sí. En Alemania donde dicen digo, es Digo. Las cosas claras y el chocolate suizo o belga. Aquí no hace falta decirlo, todo está claro. Hay cosas que no faltan en ningún lugar, ¿a quién no le gustan los dulces?

Solo tenemos persianas en España, en el resto del mundo madrugan. En Alemania, porque así debe ser; en Brasil para aprovechar el sol y el fresco; aquí porque todo el mundo lo hace. La excusa para ello el trabajo. Aquí se entrena antes de trabajar 6.00 a.m. o 5.30. En Alemania, se trabaja lo necesario y bien. Aquí mucho y el trabajo es su vida, no hay mucho más. En Brasil, se trabaja más, mucho más y también se cobra menos mucho menos. Eso si tienes suerte o eres blanco. El que puede tiene algo más de vida, otros muchos tienen que vender lo que poco que tienen: sus brazos, sus manos, su dignidad, o incluso sus hijas.

Comer se come bien en todos los sitios. En Alemania bien, y a todas horas. Tradición y buen ambiente. En Brasil, extremo como siempre, abunda la buena comida y los mejores hambrientos. Añoro muchas cosas de allá. Aquí se come mucho y mal. A deshora y sin gracia. Ir a cenar suele ser un chasco, pero las excepciones son magnificas. El jamón, la cecina y los sobaos nos hacen únicos. Vale, vale y las anchoas, y… nota exótica: Israel, Perú y Polonia, lugares para comer entre otras cosas.

En Brasil, los cubiertos son viejos y malos. Sirven la comida en bolsas o en un único plato que suele atentar contra la gravedad. En Alemania, en enormes bandejas y con buenos cubiertos de madera, como debe ser. Aquí todo es de un único uso, de plástico o algo parecido, todo acaba en el mismo lugar. Si tienes mucha hambre, puedes comer hasta el mantel.

A la hora de beber, no hay duda somos los mejores. Hemos hecho de ello un arte, botellón y enología como asignaturas optativas ya. En todos los sitios se bebe mucho. Aquí está prohibido hasta los 21. Luego muchos son alcohólicos. Se bebe cerveza en cantidades enormes, no hay catarro. Y para pagar tampoco como en España, eso me gusta. En Brasil se bebe por el calor, para bailar, para el hambre, por la sed, para la vida, por el momento y a tu salud. En Alemania, para cantar y tambalearse como torres gemelas. Y para romper las distancias y correcciones sociales. Los bávaros pagan cada uno lo suyo, no hay trampa, ni cartón. Los brasileiros cada uno bebe lo que puede pagar, y se procura escatimar.

En todos los lados los amigos (esos que aparecen poco pero son para siempre) comen, beben y pagan juntos sin importar el que, el cómo y el cuándo. Y menos el cuanto.

Cuidado con las generalizaciones: Alemania es Frankfurt, Brasil es Joao Pessoa, aquí es Brookville y España es Bárcena. No, ya le gustaría a España, y eso que tenemos nuestro sur, nuestro El campo…

Cuidado de nuevo, aún la mira es más pequeña, es lo que uno de Bárcena ve en los lugares donde deja su huella.

Lo que más escasea en todos los lugares, es lo que yo llevo dentro, un poco de vosotros…cuanto más veo, más siento que soy lo que compartisteis, si, soy un copiota.

P.D Los peluqueros albano-kosovares, sin duda.

About the author

Gonzalo Silió Sáiz

Gonzalo Silió Sáiz

Leave a Comment

A breakdown of the Houston Texans 2017 draft class and its progress after two weeks of training camp:

Deshaun Watson, QB, first round (No. 12 overall): Watson has impressed the Texans’ coaching staff since he stepped into the building in Houston, and that continued in the Texans' preseason opener, where he went 15-of-25 for 179 yards passing and had a 15-yard rushing touchdown. Head coach Bill O’Brien said Watson was right about the offensive scheme about half the time -- “to be expected with a rookie" -- but he also liked Watson’s “poise and demeanor and the way that he sees the game.” Tom Savage is still the Texans’ starting quarterback and will likely start Week 1, but Watson is pushing him during training camp for that starting job.Zach Cunningham, ILB, second round (No. 57): Cunningham won’t be a starter right away for the Texans, but O’Brien said he was happy with what he did in his NFL debut on Wednesday against the Carolina Panthers. The rookie had a team-high seven tackles in the game, a few which came right on the spot after a completed pass. DeAndre Hopkins JerseysThe Texans don’t have a lot of depth at linebacker, Jadeveon Clowney Jerseysand Cunningham could be the eventual replacement for veteran Brian Cushing.

D'Onta Foreman, RB, third round (No. 89): The Texans have a lot of competition of running back, J.J. Watt Jerseysbut Foreman could come out of training camp as Lamar Miller's backup. O’Brien said he hopes to manage Miller’s carries this season, Lamar Miller Jerseysso Foreman should see quite a bit of playing time. The rookie had a few good carries in Houston’s preseason opener, including a 41-yard run, and O’Brien said he liked what Foreman did on special teams as well.

Julien Davenport, OT, fourth round (No. 130): The Texans had a need at right tackle entering the draft but waited until the fourth round to address it. Houston drafted Davenport of Bucknell knowing he needed time to develop into an NFL tackle. Brian Cushing JerseysThe Texans like his athleticism and hope eventually he will be able to see time at tackle.