Educación Ética Good people

Las mentiras de la verdad

fotonoticia_20150107123020-701649_800

Randall James Hamilton Zwinge nació en Canada en 1928. Pronto se sintió diferente y cautivado por la magia. Con solo 17 años abandonó su familia y se unió a un circo para hacerse mago y emular a su ídolo, el Gran Harry Houdini. Lo consiguió, quizás espoleado por el tirón de orejas de la policía y la reprobación  que se ganó de sus vecinos al descubrir los burdos trucos de un pastor de la Iglesia de su pueblo.  La gente quiere creer, no saber…

En los años 50, ya tenía su propio espacio en la televisión y se le conocía como  The Amazing Randi.  Durante esta época y años siguientes no solo emuló casi todos los trucos de Houdini, sino que incluso mejoró muchos.  Ya con más de 55 años en un homenaje a su admirado ídolo estuvo a punto de morir, pues al intentar escapar de una  gran perola rellena de agua, dos de sus vértebras se pinzaron y lo dejaron sin capacidad de maniobra. En camilla, volvió al escenario a pedir perdón a su audiencia por su fallo.

No escribo de James Randi por su carrera como mago, sino por sus palabras y hechos. Estas eran sus palabras:

Soy un mago, Sé como engañar a la gente y se reconocer cuando la gente está siendo engañada. Te puedo engañar de muchas formas diferentes y no lo sabrás. No me pillarás. Algunas personas piensan que ellos no pueden ser engañados. Pero, los magos pueden hacerlo y los magos lo hacen. ¡No estés demasiado seguro de ti mismo! Puedes ser engañado, sin importar lo culto o educado que seas…

Y estos sus hechos. Durante su carrera y aún hoy que cuenta con casi 90 años, se dedica a perseguir a aquellos que dicen usar poderes o atributos para engañar a otros. Sanadores, predicadores, mentalistas y toda aquella persona que use trucos y no lo reconozca son objeto de su persecución. Asegura James Randi que los trucos y la magia solo deben usarse para entretener y nunca para embaucar y lucrarse con ello. Es decir, nunca se debe engañar a otros para beneficiarse alguien.

Lo primero que hizo para demostrar sus palabras, fue cumplirlas. Así que se inventó un predicador que solo hechizo a James. Este predicador, decía ser una reencarnación divina. Pero, en realidad era solo un vecino de James que accedió a convertirse en una deidad. Se inventaron milagros, actuaciones, fieles y poderes. Rápidamente tuvieron eco en los medios de comunicación y dieron giras por Australia. Ningún medio se molestó en comprobar la veracidad de los hechos, solamente cuando en una rueda de prensa desenmascararon la verdad pusieron en tela de juicio lo manipulables que somos, y más gracias a los medios. Fue en los 70, ¿ te imaginas ahora?

En vista de que algunas personas se sintieron dolidas por haber sido manipuladas por él mismo, James Randi decidió también desenmascarar a los farsantes. . Peter Popoff fue el primero pájaro de mal agüero, perdón quería decir párroco, que investigó.  Randi descubrió que sus supuestas comunicaciones con Dios no eran más que las palabras que le enviaba su esposa por un pinganillo de radio oculto en su oído. Lo demostró y consiguió que Popoff se declarase en bancarrota. Lo curioso es que Popoff recibió otro mandato del señor y se dedicó a otros pingues divinos negocios como vender agua bendita y actualmente sigue ganándose bien la vida con los engaños de siempre. No gracias a que hablé con Dios, sino gracias a que hay personas que creen en un dios que él dice representar. Ahora si, Popoff usa medios digitales para saber que piensa la gente.

En esa época hacia furor en los EEUU, Uri Geller y sus capacidades mentales con los metales. James no solo desenmascaró a Uri, sino que creo dos Uri más y consiguió que estos engañasen a todos como hizo Uri, incluso al equipo científico de una universidad. Dio igual, justo al siguiente día de ser descubierto Uri actuó en otro show televiso de la competencia. La gente quiere creer, no saber…En España, el hormiguero llevó a los Chungitos de testigos…Spain is more different!!  Aclaro, que los Chungitos vieron el milagro de Uri.

Uri Geller no solo sigue con su chiringuito, ahora digital por supuesto,  sino que incluso estuvo a punto de arruinar a James Randi con los costos de los juicios a los que le sometió. Afortunadamente la justicia estuvo de parte de la verdad, y al menos por esta vez, el dinero ganado con engaños perdió la batalla.

Reafirmado de la importancia de su batalla, James fundó una fundación para compartir su legado y luchar contra aquellos que se lucran abusando de las ganas de creer de otros. Desde su fundación intenta educar a las personas para que no se dejen engañar y para ello ofrece anualmente un millón de dólares para que cualquier de esos curanderos o charlatanes como Uri Geller prueben la veracidad de su magia o descubran su truco. Desde 1964, cerca de 1000 personas han intentado ganar ese millón de dólares, todos ellos fueron descubiertos o reconocieron que ese día la fuerza no les acompañó, como le ocurrió a Geller delante de Feyman y gracias a las indicaciones que dio Randi para descubrir sus poderes.  

Ultimamente, ha sido muy alabada la charla de Randi sobre la homeopatía y otros fraudes:

El documental sobre la vida del Amazing Randi se titula Una mentira honesta, te lo recomiendo. Primero, porque te sentirás como se sintió con solo 15 años Randall James Hamilton Zwinge cuando descubrió que el párroco de su iglesia engañaba a sus feligreses.  Estos al conocer la verdad, denunciaron al chico de 15 años por aguafiestas y hereje supongo.La gente no quiere saber, prefiere creer.

Segundo, porque podrás alegrarte cuando conozcas que después de 25 años de vivir escondido tras una mentira, con 86 años, el propio Randi pudo vivir honestamente gracias a que el estado de Washintong aprobó una nueva ley.

Y por último, por te tranquilizará saber que hay personas que quieren ser engañadas, y que siempre habrá quiénes se aprovecharán de su FE, pues la verdad está ahí fuera.  Fuera llueve y la mayoría se contenta con sombras cálidas en vez de luces, pues a veces estas son frías.

Buenas noches Martín, recuerda a Sagan que decía que «La curiosidad y el afán de resolver dilemas constituyen el sello distintivo de nuestra especie» y añado yo, que no la FE.

 

About the author

Gonzalo Silió Sáiz

Gonzalo Silió Sáiz

Leave a Comment

A breakdown of the Houston Texans 2017 draft class and its progress after two weeks of training camp:

Deshaun Watson, QB, first round (No. 12 overall): Watson has impressed the Texans’ coaching staff since he stepped into the building in Houston, and that continued in the Texans' preseason opener, where he went 15-of-25 for 179 yards passing and had a 15-yard rushing touchdown. Head coach Bill O’Brien said Watson was right about the offensive scheme about half the time -- “to be expected with a rookie" -- but he also liked Watson’s “poise and demeanor and the way that he sees the game.” Tom Savage is still the Texans’ starting quarterback and will likely start Week 1, but Watson is pushing him during training camp for that starting job.Zach Cunningham, ILB, second round (No. 57): Cunningham won’t be a starter right away for the Texans, but O’Brien said he was happy with what he did in his NFL debut on Wednesday against the Carolina Panthers. The rookie had a team-high seven tackles in the game, a few which came right on the spot after a completed pass. DeAndre Hopkins JerseysThe Texans don’t have a lot of depth at linebacker, Jadeveon Clowney Jerseysand Cunningham could be the eventual replacement for veteran Brian Cushing.

D'Onta Foreman, RB, third round (No. 89): The Texans have a lot of competition of running back, J.J. Watt Jerseysbut Foreman could come out of training camp as Lamar Miller's backup. O’Brien said he hopes to manage Miller’s carries this season, Lamar Miller Jerseysso Foreman should see quite a bit of playing time. The rookie had a few good carries in Houston’s preseason opener, including a 41-yard run, and O’Brien said he liked what Foreman did on special teams as well.

Julien Davenport, OT, fourth round (No. 130): The Texans had a need at right tackle entering the draft but waited until the fourth round to address it. Houston drafted Davenport of Bucknell knowing he needed time to develop into an NFL tackle. Brian Cushing JerseysThe Texans like his athleticism and hope eventually he will be able to see time at tackle.