Aprendizaje-Servicio Educación

La laboral de Gijón vibró con el Aprendizaje-Servicio 2016

universidad-laboral-gijon

En Gijón, siempre me siento como en casa. Más en la Laboral, ya que es parte de nuestra historia familiar. Además es especial para mí, pues allí al lado, fue el primer lugar al que me llamaron  fuera de Cantabria  para hablar de ApS hace ya siete años. Este fin de semana, fue de nuevo un placer volver para asistir a la entrega de los II Premios nacionales de Aprendizaje-Servicio. 

La ilusión de los y las protagonistas anuales (más necesario que nunca remarcarlo, pues afortunadamente la educación se vive en femenino)  por el Aprendizaje-Servicio, unido a las amables (aunque no siempre acertadas) palabras de las autoridades y patrocinadores, junto con los recuerdos y abrazos que compartimos quienes nos vemos de año en año en este evento desde hace casi una década, hacen del encuentro, sin duda, una jornada entrañable y cálida. Si en Valencia, pudimos inaugurar los premios y renovar energías, aquí en Xixón nos tocó disfrutar de la chispa, buen humor y alegría que desbordaron todas las actividades diseñadas por nuestros anfitriones asturianos. Se notó mucho el ADN de Mar de Niebla  que provocan lo mismo que la sidrina…cuanto más les conoces más quieres saber.

Jaume Funes con el sentido común de un espíritu libre y la solvencia de quienes ya han conocido varios infiernos y por tanto pocos demonios les queman, reflexionó sobre la oportunidad que supone el Aprendizaje-Servicio para la sociedad actual y en concreto para las exhaustas aulas que padecemos.

Ya son nueve las ediciones de los encuentros anuales de la red, y aunque muchos de los que éramos hemos ido cambiando, estas vueltas siguen dándonos mucha vida. Y como esta lluvia fina sigue apagando fuegos, regando sembrados, hidratando a docentes , es decir funciona, su camino será largo.

Personalmente me invade cierta nostalgia de los primeros encuentros en Portu, donde podíamos disfrutar de nosotros, de encontrarnos, contarnos y poco a poco ir tejiendo esta madeja que es la red. Por ello, lo mejor me sigue pareciendo compartir paseos y palabras con Rafa, Pedro y Pericles; voluntad de acción con Sergio; saludos y recuerdos con los amigos de Valencia; tiempo con Aitziber y Ángela; viaje con Rosa y Concha; ánimos con Cloty; andanzas con Eloísa; nuevos impulsos con Héctor y sus astures; nuevos recursos y herramientas con Lluis y sus convecinos; ilusión con los recién llegados y como no, anhelos y convicciones con Charo.  Si los comienzos siempre dan vértigo y los finales pena…son estos momentos los que nos llenan de vida.

Ir a Gijón es siempre una gran excusa para disfrutar del paisaje de la costa cantábrica y más si puedes compartirla con una buena conversación sobre educación de verdad. De esa, que se hace pensando en poder ofrecerles lo mejor de ti a tus hijos.

 

cseuqnzxgaaas-u

About the author

Gonzalo Silió Sáiz

Gonzalo Silió Sáiz

Leave a Comment