Hay cosas que no cambian, ni en el fútbol, ni en el soccer.

Después de marcar un gol tienes que estar muy atento, pues es muy posible que el contrario te marque otro.

El campo nos estaba esperando, el rival había comenzado a calentar 55 minutos antes del partido. Todo organizado, muy bien organizado, casi hasta el esperpento. Una regla de esas estúpidas no nos permitia calentar en el campo hasta un cuarto antes de comenzar. Imaginaros los dos equipos calentando en el borde del campo. El cual estaba vacio con mis conos colocados. Al final se me hincho la vena y saltamos la valla cinco minutos antes.

Ví calentar al otro equipo y me sentí ganador. Pero a los diez minutos de partido miraba al cielo buscando algo en lo que no creo. Nos comieron la tostada. Ellas jugaban en casa, con su público, con sus novios disfrazados de bulldogs y hacía más de un año que solo habían perdido un partido. Este será el próximo pensaba confiado. Pero nos comieronen el centro y pusieron nerviosas a mis medios que eran incapaces de tener el balón. Nos salvaba la defensa, trabajada hasta la extenuación y la portera que es de lo mejor que he visto en mi vida bajo los arcos. Ellas eran incapaces de llegar al área por la contudencia de nuestra zaga, y el atrevimiento y colocación de la guardalíneas que nos cubría todas nuestras espaldas. Así hasta que apareció agarrado a una bandera un personaje con bigote, gafas y pantalones cortos. De por si combinación muy ridícula.

La fenómena del otro equipo nos encaró por el medio y nos rompió, por el medio. Se plantó ante la portera, que la tapó bien, la aguantó y desvió la vaselina que la tiró. Con tal mala suerte que botó al revés y la pelota nos miraba burlonamente mientras se aproximaba a la línea. En eso apareció Jamie, lateral de toda la vida, con piernas más bonitas, y saco el balón hacia el corner. Pero lo recogió de nuevo la fenómeno y lo pusó otra vez en la portería. Dónde en la línea lo esperaba la delantera y de nuevo Jamie. Fuera de juego, no estaba la portera, solo un jugador, tal y como tipifica el reglamento. Gol, uno cero. Protesto, y entro al campo explicando la jugada. El línea viene a expulsarme pero el arbitro le frena. Me amonesta verbalmente y me quejó de la mala suerte de tener un línea malo, feo y encima prepotente. Don´t confuse with your mother, se me escapa. Y me pide la documentación para sancionarme. Le digo textualmente que va tener que ir a mirarla al padrón de Bárcena de Pie de Concha. Y que no se ponga pesado a ver si la final se  va a quedar sin bandera.

A partir de ese momento, nos estiramos, tenemos el control del partido, pero somos precipitadas y muy previsibles. Estrellamos un balón en la cruceta y nos anulan un gol por fuera de juego.

En el descanso me avalanzó sobre el colegiado. Keep under control, me grita Bob, el legendario entrenador del equipo. Una joya de hombre de casi setenta años que corre detrás mio para frenarme. El línea me amenaza con expulsarme, y me dice que me calle. Le miro mal y le ignoro totalmente. Pero, el arbitro me escucha, le explico la jugada con pizarra y todo.Comprende, entiende y me mira con cara de mala suerte amigo. Le digo que con eso me basta, y le recomiendo al línea que estudie la regla, hable menos y deje de tocarme los cojones.

Descanso: corrigo, animo y sobre todo sobre excito. Salimos y mordemos, el partido es nuestro. El rival no puede ni contraatacarnos, lo hace una vez y la jugada muere mansamente en la manos de Alysa. Pero somos incapaces de finalizar de nuevo, vamos tan deprisa que se nos ha olvidado encender la luz. He conseguido que tengamos más el balón, pasamos y llegamos, el rival a duras penas sale de su campo. Solo respiran gracias a las faltas que nos pita el árbitro. Pues si la rival cae al suelo en la lucha, es falta siempre aqui. Amonestan a la pobre Whetley que me mira impotente, pues la he enseñado a entrar de verdad y ahora la pitan todo faltas. Se acerca el referee educado a explicarme que es por reiteración, y le digo que deje de sumar, corra más y no se fie de sus líneas. Sobre todo el gafas.

Quedan diez minutos, llega el cura argentino, le digo que hable con su representado y me suelta una frase bíblica. Tipo bienaventurados los que no marcan gol, porque en el cielo serán pichichis. Mi otro assistent (segundo) da suelta rienda a su universo futbolístico y empieza a decir que hay que poner a la portera de delantero. Me anticipo, pongo defensa de tres, adelanto a Kendra la central al medio campo ( juega de cine, en dos meses ha aprendido a ir de cabeza, a adelantarse, a usar el cuerpo, y despejar con las dos piernas, me tiene maravillado y hasta se ha puesto en forma), pongo a otra mediapunta y nos disponemos a morir matando.

Y tras tres minutos tenemos resultados, empatamos con un zurdazo desde fuera del área, cruzado y seco. Ocho minutos y prórroga, el rival noqueado y sin aliento. Sacan de centro, robamos y nos plantamos en el área y Jordan patea al cielo. Recompongo el equipo pero, seguimos ofensivos vamos a tramitar esto.

Y aqui volvemos al principio: Después de marcar un gol tienes que estar muy atento, pues es muy posible que el contrario te marque otro.

Defendemos falta lateral, ordeno la defensa en la frontal, el mítico todos a la línea, y me entra el miedo. Una hija de Yankee, no sigue a su marca, la portera no puede hacer nada, remata mal, pero el balón se mofa y entra. Estamos fuera. Se oyó un gran Caguendios en un terreno dónde nadie antes lo escuchó.

Pitido final y cargo contra el línea. Felicito a los otros dos arbitros, que para mi sorpresa dejan solo a su compañero. Tipo tu te los has guisado…

Me quiere hechar del campo, le digo que me va escuchar. Lo hace, me da la razón pero, me dice que esa jugadora no toco el balón, que no interfiere en el juego. Are you serious?, hablo el mejor inglés de mi vida. Estaba en el medio de la porteria, al lado del balón y protegiéndolo. Y sino lo tocó, que lo hizo, no me digas que no lo intento. ¿ No es eso intervenir? Cuando mi inconsciente se regozijaba por ver las gafas por los aíres, mi consciente me aconsejaba marcarle los dedos en el pecho y mi impotencia clamaba justicia, apareció Rob y me dio unas palmadas en el hombro para volverme a mi estado de educador.

Acabamos con la sensación agridulce de haber podido y haberlo perdido. Acabe reconfortándolas por su esfuerzo, y explicándolas como en la vida cuando dependes de otros hay que estar muy atento. Pues cualquier desaprensivo no sigue a su marca, o cualquier inconsciente adelanta donde no debe. O cualquier incapaz no cumple con su responsabilidad. Estamos fuera, que grande es el fútbol. Es como la vida.

Soy un hombre afortunado, que en los momentos claves se queda solo, y debe jugársela. Ni en amores, ni en juego…

About the author

Gonzalo Silió Sáiz

Gonzalo Silió Sáiz

Leave a Comment

3 Comments

  • ya veo que tu tampoco cambias, que es lo mas IMPORTANTE y lo que me hace orgulloso de ti.

    Ya sabes lo que tiene el depender de lo ajeno.Pero nada de quejas, y lo vivido fue dulce.

    Lo agrio lo pusieron otros.

    Keep going friend

  • PERFECTO AMIGO DE BARCENA, EL FUTBOL COMO DIJO VUJADIN ES FUTBOL Y SIEMPRE HAY ALGUIEN QUE NO MARCA O QUE SE RESBALA O QUÉ SE YO Y LO PAGAMOS TODOS POR SUPUESTO. QUÉ CLAN, IMAGINO AL LÍNEA Y APARECE UN TIPO DEL UNIVERSO IBAÑEZ, ALGO ASÍ COMO UN ESBIRRO DE LA TIA. COMO ENTRENADOR UN DIEZ YA QUE CON TUS ARMAS CONSEGUISTE CAMBIAR EL RUMBO DEL PARTIDO PERO BARCENIANO PERMITEME EL GENTILICIO, QUE HACES PERDIENDO LA COMPOSTURA A TU EDAD…QUÉ PRETENDES EXPLICAR A UN REFEREE LA REGLA Nº 12 CUANDO ES LA MÁS DIFÍCIL. LO INTENTASTE Y NO PUDO SER..SI TUS CHICAS MEJORAN, SI LAS HACES APRENDER ENSEÑANDO ASPECTOS HASTA AHORA INESCRUTABLES PARA ELLAS, ES QUE ESTAS PREPARADO PARA EL ASALTO A LA ESCUELA DE MEDIO CUDEYO, ( PERDÓN , ES UNA BROMA). LO MEJOR HUBIESE SIDO METER EN LA MISMA VIÑETA AL CURA ARGENTINO, AL LINEA ROMPETECHOS Y AL LISTO QUE LOS HAY EN TODAS PARTES QUE QUERÍA PONER A LA PORTERA DE DELANTERA . CLARO, ES ALGO EVIDENTE QUE LA PORTERA ES LA MEJOR DELANTERA….NO SE TE HABÍA OCURRIDO VERDAD…SIEMPRE HAY UN ILUMINADO. QUIZÁS SOLO CON ESO HUBIESES CONSEGUDO ROMPER LA RACHA VICTORIOSA A DOMICILIO DE LAS RIVALES. ZALO, LO DIFICIL LO ARREGLAMOS, LO IMPOSIBLE LO INTENTAMOS…UN ABRAZO, CONTROLA TEMPERAMENTO EN MENTE LÚCIDA Y ESE PARTIDO NO SE TE VUELVE A ESCAPAR. ESO Y ENSAYA POR SI SIRVE DE ALGO ESE TIPO DE FALTAS…YA SABES SIEMPRE HAY UN ILUMINADO CERCA QUE TE DICE LO QUE TU HAS PENSADO HACE UN RATO. UN ABRAZO

  • Zalete, ya veo que tu no cambias. Eso me hace sentirme orgulloso.

    Nada de quejas, la cosa fue dulce. Lo agrio lo pusieron otros.

    Keep going my friend.

A breakdown of the Houston Texans 2017 draft class and its progress after two weeks of training camp:

Deshaun Watson, QB, first round (No. 12 overall): Watson has impressed the Texans’ coaching staff since he stepped into the building in Houston, and that continued in the Texans' preseason opener, where he went 15-of-25 for 179 yards passing and had a 15-yard rushing touchdown. Head coach Bill O’Brien said Watson was right about the offensive scheme about half the time -- “to be expected with a rookie" -- but he also liked Watson’s “poise and demeanor and the way that he sees the game.” Tom Savage is still the Texans’ starting quarterback and will likely start Week 1, but Watson is pushing him during training camp for that starting job.Zach Cunningham, ILB, second round (No. 57): Cunningham won’t be a starter right away for the Texans, but O’Brien said he was happy with what he did in his NFL debut on Wednesday against the Carolina Panthers. The rookie had a team-high seven tackles in the game, a few which came right on the spot after a completed pass. DeAndre Hopkins JerseysThe Texans don’t have a lot of depth at linebacker, Jadeveon Clowney Jerseysand Cunningham could be the eventual replacement for veteran Brian Cushing.

D'Onta Foreman, RB, third round (No. 89): The Texans have a lot of competition of running back, J.J. Watt Jerseysbut Foreman could come out of training camp as Lamar Miller's backup. O’Brien said he hopes to manage Miller’s carries this season, Lamar Miller Jerseysso Foreman should see quite a bit of playing time. The rookie had a few good carries in Houston’s preseason opener, including a 41-yard run, and O’Brien said he liked what Foreman did on special teams as well.

Julien Davenport, OT, fourth round (No. 130): The Texans had a need at right tackle entering the draft but waited until the fourth round to address it. Houston drafted Davenport of Bucknell knowing he needed time to develop into an NFL tackle. Brian Cushing JerseysThe Texans like his athleticism and hope eventually he will be able to see time at tackle.