Educación Ética

Ética mucho más que una asignatura.

e9542526a1c482dae082796daa223f2a

Hace unos años, le comentaba a Roser Battle que nunca me habían tratado tan bien en un colegio como lo hicieron en  Franklin County High School de Brookville ( Indiana, EEUU). Le comentaba que el trato que recibí, me hizo sentir la importancia y el cuidado que debía aplicar en mis clases.  Recuerdo aun  lo mucho que me agradecieron mis clases sobre todo las familias. Eso me marcó…que ten den las gracias en la calle por ser profesor y cómo trabajas. No se olvida en la vida.

Charo me respondió con esta anécdota recordando el silencio que le provocó a una profesora de su hija al llamarle para felicitarle por su labor:

Mestres

Este curso pasado solicité dar mis clases de ética en una única sesión de dos horas semanales. Y más que un éxito, fue un lujo poder  impartir clase durante 120 minutos continuados.  ¿Cómo abrir la clase a la comunidad en menos de dos horas?  Además tuvimos entre otras actividades un Skype con Camerún, visitas de enfermeras llegadas  directamente de Haiti, una vez más la visita de Emilio de Villota , encuentro con la presidenta de la Federación de Niños del Mundo a la que ayudamos a cargar un contenedor de ayuda al desarrollo, escuchar en nuestra clase el testimonio de Mohamed que acaba de huir de Siria, reunirnos con las responsables del Refugio de Animales Patas.., encontrarnos con algunas de las  cántabras más representativas de la lucha por la igualdad de género  que se sumaron a la acción de nuestro grupo de aprendizaje-servicio en igualdad. Todo ello organizado y gestado por los diferentes grupos de Aprendizaje-Servicio que se creaban para superar la asignatura. 

Pero la estrella de este año pasado, fue un documental, Human, the movie.  Documental que nos llevó a reflexionar sobre amar, morir, nacer, querer, gozar, desear, matar, cuidar y soñar. Documental que no solo nos facilitó hablar y entender, sino que sobre todo nos ayudó a escuchar a otras personas, realidades y vivencias. Y así con 1o minutos cada día empezábamos las clases de ética a diario. Y así en esos 10 minutos creábamos la atmósfera necesaria para entender a otros seres humanos y para pensar que persona y ciudadano queremos ser cada uno y cada una.

Estos 10 minutos iniciales fueron tan importantes que varias familias destacaron su valor y una madre lo resumió bien en un email que recibí:

Quería agradecerte todo lo que estás aportando a mi hija este año. Nosotros siempre hemos estado preocupados sobre todo de su formación como persona a través de unos valores que creemos importantes. Por eso elegimos este colegio porque creíamos estaba en sintonía con nuestra manera de entender la vida y de educar. En trece años ha ido siempre contenta y ha encontrado en todos vosotros referencias que han sido muy importantes para ella. Ahora al finalizar esta etapa creemos que todo eso se lo lleva para siempre en la “mochila de su vida”.

Pero este año, tu asignatura ha sido muy muy especial. Nos ha contado con pasión cada Human que veía y que veíamos luego juntos, cada peli que también hemos visto luego en casa. Ha compartido con nosotros reflexiones acerca de la guerra, la amistad, la convivencia…Hemos visto en su cara la satisfacción por el proyecto de las cajas, el mimo con que ha realizado su diario de ética. En fin, una gozada. Por eso quería de verdad agradecértelo y animarte a seguir con la difícil y maravillosa tarea de contribuir a la formación de nuestros hijos a través de los cuales podremos hacer también un mundo mas justo y mejor para todos. Muchas gracias.

Una madre de una alumna, de la cual no decimos el nombre, para no avergonzarla.

Los adolescentes están deseando aportar su granito de arena, para ser y crecer. Solo hay que darles la oportunidad.  Y quienes piensan que no es así están equivocados. Los adolescentes quieren vida y se entregan al máximo a ella.  Y si la escuela no es vida…entonces, ¿qué es y para qué sirve?

Este año ya no hay ética en 4º de la ESO y tampoco estaré yo. No todos somos iguales, en educación menos aun. Los profesores suelen estar mal valorados en nuestro país. Por eso se agradece mucho las buenas palabras. Yo la verdad, es que soy afortunado con las familias que he compartido esta tarea de educar. Gracias.

 

About the author

Gonzalo Silió Sáiz

Gonzalo Silió Sáiz

Leave a Comment