Aprendizaje-Servicio

De Aprender y Servir.

apscantabrialogo

En un colegio, no muy lejos de aquí, una profe buscaba un método para que sus alumnos aprendiesen a leer mejor. En ese mismo cole, otra compañera de infantil anhelaba que a sus peques les contasen cuentos. Pero, cuentos de verdad, historias contadas cara a cara, piel a piel. En esas estaban, cuando un día compartieron sus penas y encontraron sus alegrías. ¿Quieres saber que hicieron? Pues, seguid leyendo perezosos.

Lo que hicieron fue unir sus problemas para encontrar su solución. Planearon que durante un día a la semana sus clases se juntasen para que los alumnos que tenían que aprender y practicar a leer, fuesen quiénes contasen cuentos a los peques. De esta manera las dos esperaban solucionar sus problemas. En el caso de la profe de infantil, es evidente que su problema se disipó. Pues, ahora iba a tener a toda una clase dispuesta a leer cuentos a sus peques. Pero, en cambio, ¿por qué la otra profe?, la de los mayores, ¿por qué ella pensaba que sus alumnos iban a leer mejor al leer para los peques?

¿Quieres saberlo? Pues, tendrás que leer toda la historia…

Convencidas e ilusionadas las profes organizaron todo. Asignaron a cada niñ@ mayor, otro pequeño  y les dijeron que tenían que preparar un cuento para leerles, pues ahora se habían convertido en sus tutores de cuentos. ¿ te imaginas? ¿Ser tutor de cuentos de alguien estando en 1º de Primaria?,… eso sí es responsabilidad.

Bien, pues durante todo un mes, durante dos horas semanales, los tutores de cuentos prepararon sus historias para leer. Uno de los ejercicios que llevaron a cabo, fue leer en voz alta a sus compañeros y luego estos les decían que les había parecido. ¿Suena “diver”, verdad? Pues, lo es y además, muy enriquecedor. ¿Quieres saber por qué digo esto? Pues, leed, leed, no seáis perezosos.

Lo digo, porque en la clase de Primaria había un niño al que algún psicolisto le había comentado que sus problemas de lectura eran porque era hiperalgo. Este niño , llamémosle H, leía mal, porque le costaba concentrarse. Pero, un día fue capaz de hacer que todos sus compañeros le aplaudiesen después de leer para ellos. ¿ Quieres saber el porqué? Anda no pierdas tiempo, continúa.

Un día cualquiera, cuando solo quedaba una semana para ir a leer a los de infantil, la profe les preguntó a los tutores de cuentos que quién quería comenzar a leer en alto para hacer la prueba final. Y para sorpresa de todos, H fue el primero. Se levantó y dijo: “yo, yo leo”. Todos se miraron sorprendidos, y se prestaron a escucharle. H leyó, leyó como leía siempre ( no muy bien), pero esta vez de un tirón, leyó convencido y con voluntad. Casi no había acabado cuando toda la clase irrumpió en un colosal aplauso que hizo voltear las campanas del campanario próximo, pues estaban encantados de ver por primera vez a su compañero leer con voluntad propia y con la intención de dar lo mejor de sí.

Al finalizar la clase, la profe curiosa como pocas y atenta como todas, le preguntó a H:

-“H, ¿ Por qué has sido voluntario para leer hoy?- quiso saber la profe.

¿Quieres saber lo que respondió H?, ¡venga lee!.

-“ Porque, yo también quiero ir a leer a infantil y hacerlo bien”- respondió H con ese aire distraído que tienen quienes saben que hay poco tiempo para concentrarse en todas las cosas que hay en el mundo.

No sé si te habrá gustado la historia, lo que si sé es que ya has leído mucho, y  que no puedes pararte. Porque ahora, yo voy a intentar a explicarte porque la profe sabía que su clase iba a leer mejor si sus alumnos leían para los de infantil.

Cuando hacemos cosas para los otros asumimos una responsabilidad, y nuestros aprendizajes pasan a ser obras, regalos, acciones, ayudas, o bienes que van ayudar a otros. Y a todos nos gusta que quién depende de nosotros se quede satisfecho. Por eso, ponemos más ahínco para aprender. Por eso, y porque al aprender de esta forma, ¿cómo nos sentimos? Nos sentimos útiles, porque podemos sentir que con nuestras acciones transformamos un poco la realidad. Y sentirse capaz de hacer algo así, es el primer paso para pensar en cambiar el mundo…hasta el infinito y más allá.

Esta forma de aprender no es ningún invento, es una nueva receta con viejos ingredientes: el aprender mediante la práctica y el realizar un servicio a la comunidad. Por eso, esta metodología se llama Aprendizaje-Servicio (ApS),  y consiste en unir a los aprendizajes formales, compromiso social. O en otras palabras, es una propuesta educativa que combina procesos de aprendizaje y de servicio a la comunidad en un solo proyecto bien articulado donde los participantes aprenden al trabajar en necesidades reales del entorno con la finalidad de mejorarlo (Puig&Palos, 2006).

¿Tú para que vas a la escuela? ¿Para ser más sabio o para ser mejor persona? ¿ se puede ser sabio, sin ser mejor persona? ¿Quién es mejor ciudadano uno que sabe mucho u otro que ayuda mucho?  ¿ Cuál es el fin último de la educación? Como casi todas las grandes preguntas de la vida, la respuesta la tenemos que encontrar cada uno…pero quizás con el ApS tengamos una oportunidad de sentir por dónde debe ir el camino…

Colorín colorado, este cuento aún no acabado, porque mira lo que acaba de escribirme una amiga que fue y es muy buena estudiante a la par que maestra:

Pero, sea como sea, la punzada que siento en el corazón cuando todavía paso por allí me recuerda que solo si quieres ser útil, lo consigues. Y ser voluntario es el primer paso.

¿Te imaginas una metodología docente que aproveche el potencial educativo del voluntariado y lo vincule con objetos de aprendizaje formal?

Ahora que  ya sabes, si quieres, puedes.

Gonzalo Silió Sáiz

ApScantabria

Si quieres saber más sobre Aprendizaje-Servicio visítanos en www.apscantabria.org

 

About the author

Gonzalo Silió Sáiz

Gonzalo Silió Sáiz

Leave a Comment

1 Comment

  • Hola Gonzalo,

    Al final hoy me va a ser imposible asistir al curso. Una pena, pero siempre suceden cosas inesperadas…
    Me encantó conocerte y ver que hay gente con proyectos muy interesantes por aquí alrededor.
    No se si has tenido tiempo de entrar en nuestra web, pero te la dejo aquí para que le eches un vistazo: http://www.isuriarte.com
    Mándame un email y seguimos hablando de lo de pasarnos por la uni. Estaría genial.

    Agur bero bat (un saludo),

    Oskia