Educación

Airear las aulas

Captura de pantalla 2016-05-09 a las 1.10.27

No lo dudé, tampoco lo había pensado previamente. Cuando   me preguntó sobre que aportaba el introducir las cámaras de  en las aulas, la respuesta fue automática:

Todo lo que signifique abrir las puertas de las aulas, hacerlas más visibles, permitir que haya más miradas en las aulas, más transparencia, colaboración y comunicación va a ser muy positivo, tanto para poner en valor las buenas prácticas como para poner en evidencia las prácticas trasnochadas, intrascendentes Imatge-duna-aules-escoles-Jesuites_EDIIMA20150424_0270_17o anodinas que sufren muchos estudiantes aun hoy en día.

No sé crean que esta idea responde a un capricho personal o a un afán de protagonismo, no que va. Es un hecho, la mayoría de los excelentes colegios que conozco,  comparten este planteamiento. Tanto que prefieren ventanas a paredes y sus paredes son móviles y de cristal . Echad un ojo a la Master Academy de Canada, al Colegio Montserrat o los Jesuitas de Barcelona o al Colegio Vizcaya de Bilbao, os encantarán sus aulas transparentes.

Es evidente que aquellos profesores, maestras, docentes dispuestos a que se graben sus clases están orgullosos y orgullosas de lo que ocurre en ellas. Seguramente que quienes dictan de un libro de texto, usan los mismos materiales año tras año, quienes gritan continuamente en clase, quienes son incapaces de controlar su aula, quienes empiezan con retraso sus clases, quienes esperan en fila con su clase de pie a que suene el timbre para salir del aula, los que ponen películas para matar el tiempo, quienes entregan fotocopias de mala calidad, quienes enseñan a golpe de control y examen, quienes se pasan la clase corrigiendo deberes, quienes hablan sin mirar a los que están obligados a escucharles, quienes dan golpes o patadas en clase, o esos que lanzan cosas, quienes leen rancios powerpoints, quienes dictan apuntes, quienes presumen de índice de suspensos, quienes dicen que aplican TICs porque tienen pizarras digitales, quienes nunca pasan tiempo con los estudiantes más que el obligatorio, quienes piensan que los estudiantes son el enemigo,…seguro que ninguno de estos, está dispuesto a que nadie le grabe. Seguro que ninguno de estos está dispuesto a que todo el mundo vea lo que hace. Y será muy probable que estos que todos conocemos sean los que más se quejen de que otros estemos dispuestos a enseñar, lucir y mostrar lo que hacemos en nuestras clases.

Que haya un programa de televisión que en hora de máxima audiencia quiera mostrar buenas prácticas de las escuelas, ¿de verdad que es una mala idea? A mí, saber que hay tantos profesionales de la educación que quieran mostrar lo que hacen públicamente, me parece de momento, digno de elogio.

Yo no tuve que presentarme, pero visto lo visto, lo hubiese hecho sin duda. No robar el futuro a los educandos del presente, debería ser el acicate y el motivo de indignación de todos aquellos y aquellas anclados en el pasado pedagógico y no el que haya compañeros y compañeras orgullosos de su trabajo que quieran mostrarlo públicamente. Por que si se trata de criticar a la programación televisa de nuestro país,  pocas escuelas y menos educadores he visto quejándose de Deluxes y Viceversas, que siento decirles quizás “estén educando” más de lo que hacen ellas y ellos.

 

 

 

 

 

About the author

Gonzalo Silió Sáiz

Gonzalo Silió Sáiz

Leave a Comment