Adelante, siempre, y ahora más.

Adelante, siempre, y ahora más.

Ayer me sorprendiste, eras tú, pero nunca te había visto así. Estabas cansada y por primera vez reconocías tu cansancio. Estabas triste y por primera vez reconocías tu tristeza. Sentías dolor y por primera vez necesitabas consuelo. Por primera vez, te vi rendida a las circunstancias. ¿Sabes qué? Que es normal, que no se puede estar una vida entera sosteniendo a toda una familia, no se puede estar conciliando a todo el mundo, no se puede estar sin descansar nunca. Ahora es tu momento, descansa y recupérate, sin prisas, poco a poco, pero sin pausa, acuérdate siempre adelante, Güela.

No te preocupes porque en unos días volverá el timbre a tu voz, en unos días volverás a estar atareada como siempre, en unos días serás más fuerte aún, en unos días seguiremos apoyándonos en ti, en unos días nos darás otra lección de vida, en unos días será tu risa, tu tranquilidad, tu aplomo y determinación ante cualquier situación, la única imagen que nos ofrezcas.

Volverá a ti esa energía que no te hace dudar de montarte en un avión pasados los ochenta con tal de ver a tu nieto. Esa energía que te impide que los otros hagan cosas por ti, esa energía que te hace jugar a la pelota con tus nietos, esa energía que te obliga a reír, esa energía que te hace repartir tu cariño a todas horas con familiares, vecinos, animales o desconocidos. Esa energía que resuena en mi oído cada vez que te llamo. Esa energía que transmites en cada nota de tus canciones. Esa energía que propagas en sinceros y francos abrazos. Esa energía a la que aún la queda cuerda para rato. Porque ya sabes adelante, siempre, Güela.

No supe consolarte por teléfono, no creo que haya nadie que pueda hacerlo. Pues ,no existe nadie más grande que tú. Así que cuando quieras, adelante. Descansa y continúa. Me acuerdo que cuando yo vagaba en alma en pena por la vida, tú me dijiste: “No te preocupes, no siempre sale todo bien, lo importante es continuar. Cada día un poco más, y seguro que el mejor recuerdo que tiene esa muchacha es contigo. Pero, no siempre salen las cosas como uno quiere, así que continua que es la única forma de arreglar las cosas.”

Güela, te queda mucho que hacer, mucho que ver, mucho que ayudar y mucho que reír, que no hay charco lo suficientemente que te separe a ti de nadie, ¿verdad?. Ánimo, y recuerda adelante siempre. Solo con recordar tus abrazos se siente uno mejor….buenas noches Güela.

 

About the author

Gonzalo Silió Sáiz

Gonzalo Silió Sáiz

Leave a Comment

1 Comment