Life is so good

28/09/1978: 38 años y uno de padre

485314_6960422_1364472_6f60d9b6_image

Hoy cumplo 38 años, bueno creo que me queda un rato aún. 38 años de hijo, de nieto, de sobrino, y algunos menos de hermano, primo, amigo, compañero, vecino, novio, marido, yerno, cuñado, tío; y varios de alumno, estudiante, entrenador, maestro, profesor, educador,… Hoy además,  he completado mi primer año como padre. El año anterior no cuenta, pues solo fui padre 27 días.

27 días sin dormir apenas, 27 días disfrutando anodadado por ver cómo luchabas por respirar, mirar, dormir, comer,…por ser y sentir…por todo (dicho con acento de Río de Janeiro donde la primera o parece u y la última o suena cortante).

27 días viendo como tu madre se recuperaba de darte luz y como te iluminaba con todos y cada uno de sus gestos. 27 días tan rápidos que parecían todos el mismo. 27 días que llevo
pensando como relatar un año, y aún no tengo todas las palabras…

Ahora, ha pasado un año, y he tenido mi primer regalo. Por causalidad, apareció en el catálogo de Netflix un documental que llevaba años queriendo wallpaper-1787326ver: Ciudad de Dios: 10 años después. Y mientras tu madre y yo buscábamos en sus imágenes los lugares de Rio de Janeiro donde descubrimos y forjamos nuestro amor, dieron las 0:00 horas de hoy y cumplí un año más. En ese momento, tu madre me recordó que la primera vez que me felicitó fue enfrente de la playa de Copacabana y que desde entonces celebramos los cumpleaños durante una semana. ¡Felicidades Brigadeiro!

Escuchando las historias de vida de los personajes de la película, observamos que la mayoría, estrellas y estrellados, marcan un día clave en sus vidas: ser padres. Y es verdad, ser padre te cambia la vida. ¿Cuánto? TODO (dicho con acento de Río de Janeiro donde la primera o parece u y la última o suena cortante).  No tiene mucho sentido acordarse hoy de los pequeños y banales cambios cotidianos, lo que te cambia es como te miras tú en el mundo.

Y te das cuenta que tú eres menos significante para la humanidad, pero mucho más importante para otra persona más. Y esta realidad en mi caso, me hace intentar ser mejor hijo, nieto, sobrino, hermano, primo, amigo, compañero, vecino, novio, marido, yerno, cuñado, tío; y estudiante,entrenador, maestro, profesor, educador.

Mucha gente dice que quiere y se esfuerza para dar lo mejor a su hijo o hija. Y yo les creo, y creo firmemente que el hijo o la hija que más recibe es quien ve como su padre o madre se esfuerza en SER la mejor versión de si. BE YOUR BEST! que aprendí en Brookville, Indiana. 

Así que si, me ha cambiado la vida ser padre. Desde hace un año, más que nunca, intento ser mi mejor versión y compartirla con quienes marcan la diferencia en nuestras vidas. No siempre lo consigo, pero tras cada error, tengo una motivación para mejorar: soy padre.

Gracias por estar ahí un año más, perdonad lo novato que soy todavía y siento no poder dedicaros tanto tiempo como os merecéis. Life is so good…y  ya toca el segundo biberón…

 

 

About the author

Gonzalo Silió Sáiz

Gonzalo Silió Sáiz

Leave a Comment